Páginas vistas en total

lunes, 21 de agosto de 2017

Patricia Esteban Erlés



…me gusta

  
INTERIORES             
       Las historias pueden concretarse en un escenario interior, convertido por la magia narrativa en un paraíso, lugar que sirve a los amantes y a los enamorados como el paradigma donde desarrollar sus historias de amor, aunque otro concepto como el de ruindad se convierta, paralelamente, en ese ambiente hostil del que los personajes de Patricia Esteban Erlés (Zaragoza, 1972) desearían escapar. Al curioso lector no dejarán de sorprenderle que muchas de las historias que contiene Manderley en venta (2008), la primera recopilación de la aragonesa, propicien relaciones duales muy de nuestra época que incluye infidelidades, o esas deliberadas comunicaciones inequívocas, porque toda su narrativa se mueve en el espacio cotidiano en el que entretejen sus vidas sus personajes protagonistas. Con esa dualidad, nos referimos a esa realidad escrita, descrita por el narrador, y esa otra que el escritor le otorga con su pluma, le confiere un nuevo espacio y propicia un nuevo sentido. Quizá por eso, un profundo sentimiento de culpabilidad invade las historias contadas por Esteban Erlés, puesto que, como el propio título indica, todo está en venta.
       En ocasiones, para cimentar esa perspectiva literaria, una trama secreta envuelve las historias de estos diez relatos que, por añadidura, se convierte en otra de sus características, un espacio cómplice con lo narrado, otra posibilidad abierta a esas relaciones amorosas descritas o cerrado cuando llega la ruptura y todo se vuelve extraño alrededor, solo entonces entrevemos en sus páginas: camas abandonas, armarios vacíos, o un profundo silencio. Las posibilidades que abre esta recopilación son infinitas, tras su lectura podemos seguir indagando en esas otras oportunidades que ofrecen estos cuentos porque muchos de ellos contienen una trama enigmática entre las cuatro paredes donde se desarrollan. La variedad también está servida porque el relato que abre el libro, «Una y otra», es un claro ejemplo de ironía, de cinismo pese a que recrea una atmósfera un tanto absorbente y uno no deja de carcajearse con las fantasías sexuales masculinas expuestas y aún más con las femeninas; al mismo tiempo, Esteban Erlés es capaz de recrear otras épocas y así en «Cantalobos» se cuenta una historia de amor en un sanatorio mental de la posguerra española, o recurre a los fantasmas del pasado infantil en un cuento ejecutado de una forma preciosa y magistral como «Historia de una breve alma en pena» que, indiscutiblemente, forma parte de la buena literatura, es decir, aquella que se escribe despojada lo superfluo y de complacencias estéticas. En Manderley en venta la vida en el interior se muestra como ese personaje importante, silencioso y constante, presencia inequívoca de todo lo vivido. Tras su lectura, tal vez, nunca podamos volver a Manderley, pero esta será otra historia a contar.







MANDERLEY EN VENTA
Patricia Esteban Erlés
Zaragoza, Tropo Editores, 2008

domingo, 20 de agosto de 2017

jueves, 17 de agosto de 2017

Ignacio Martínez de Pisón



…me gusta


BUENOS Y MALOS
              
       Cuentos tomados de la realidad, siete relatos basados, en su mayor parte, de hechos reales con la República y la Guerra Civil de fondo, así califica, Ignacio Martínez de Pisón (Zaragoza, 1960) un curioso libro titulado, precisamente, Las palabras justas (2007), una de esas sorpresas que uno agradece porque semejantes publicaciones no proliferan en nuestro panorama literario contemporáneo. Como suele ocurrir en estos casos, la procedencia de estos textos es siempre un artículo de periódico en algún suplemento y forman parte del género del reportaje, así que a los lectores de Martínez de Pisón se nos ofrece la posibilidad de leer y ver reunidos la totalidad de los mismos, si antes no se hubiera hecho, como suele ser habitual.  El caso de «Sender en Casas Viejas» es distinto porque, a parte de ser inédito, ofrece una mayor extensión y una detallada documentación: concebido inicialmente, como señala el propio Pisón, como prólogo a una nueva edición de Casas Viejas (2004).
       El trasfondo: la guerra civil, Aragón, el nombre de varios escritores, episodios sueltos de un pasado cruel, historias de buenos y de malos para, una vez cubierta una  documentación amplia, descubrir que muchos de estos personajes anónimos contribuyeron a la intrahistoria de una realidad reciente. La historia de una maestra y su alumna que, con el paso de los años, coincidieron en la cárcel: la joven como carcelera y la maestra como reclusa. En realidad, la historia de Carmen Castro, directora de la famosa cárcel de la Ventas y María Sánchez Arbós, profesora educada en la Institución Libre de Enseñanza; el episodio de «Canfranc, estación internacional» que durante la Segunda Guerra Mundial estuvo bajo el mando de una guarnición alemana y desde allí se organizaron actividades diversas; entre otras, se habló del «oro de Canfranc»; la traductora Lydia Kúper, unida por su trabajo a la cúpula militar soviética que representaría a la NKVD en nuestra guerra civil, pero sobre todo por ser la mejor traductora de Guerra y paz; Sciascia en Belchite, cincuenta años después; el libro reproduce, en su interior, y en la portada una hermosa fotografía del autor; el caso Sender, citado; la New World Resettlement Fund propiciada por John Dos Passos en favor de los anarquistas españoles refugiados en Sudamérica; o, finalmente, «el extraño policía de la foto» cuando el 22 de febrero de 1959 tuvo lugar en Collioure uno de los más célebres encuentros de la resistencia intelectual al franquismo con motivo del vigésimo aniversario de la muerte de Antonio Machado. Se trata, decirlo de una manera categórica, de esas  injusticias de nuestra historia, en mayor o menor grado, que merecían ser reparadas. Magníficamente desarrolladas por la prosa y el estilo de Martínez de Pisón.  Excelente apuesta de Xórdica apostando con semejante libro.






LAS PALABRAS JUSTAS
Ignacio Martínez de Pisón
Zaragoza, Xórdica, 2008

miércoles, 16 de agosto de 2017