Páginas vistas en total

jueves, 25 de mayo de 2017

Ernesto Pérez Zúñiga



…me gusta

 
SOMBRAS
              
        Una anterior novela, Santo diablo (2004), situaba a Ernesto Pérez Zúñiga (Granada, 1971) razonablemente bien ante la crítica. Una historia sobre nuestra guerra civil situada en una innombrada geografía donde señoritos y jornaleros protagonizaban esa vieja dualidad de enfrentados socialmente. Es autor, también, de alguna colección de relatos y varios libros de poesía. Ahora sorprende con El segundo círculo (2007), avalado por el XVI Premio de Novela Luis Berenguer.
        ¿Es esta novela acaso otra historia de fantasmas? Literariamente, se trata, una vez más, de un descenso al infierno de Dante, a esos círculos por los que el poeta vagaba para desentrañar el alma humana; técnicamente, Pérez Zúñiga ensaya un intenso diálogo entre la vida y la muerte, entre el presente y el pasado, en medio de un ambiente rural, una aldea semi abandonada, Lumbres, muy cerca de una urbanización donde todo es moderno y nuevo. Es una novela que exige distintos niveles de lectura porque, como ha llegado a afirmar el autor en alguna que otra ocasión, para hablar y para escribir sobre el mundo psicológico de la muerte y sus consecuencias, sería necesario hacerlo de una forma muy sencilla.
        El narrador indaga en esa otra ley del deseo, en medio de un territorio mágico a donde han llegado unos advenedizos domingueros, Sandra y Joan, Helena y Ramón, para disfrutar de su duplex y su parcela o para olvidar sus problemas. La historia está narrada con esa característica cinematográfica que han incorporado algunas de nuestras mejores novelas de las últimas temporadas y se caracteriza, además, por un sentido de lo imprevisible que hace del relato su mejor atractivo para seguir leyendo. Los vivos y los ocultos conviven entre ese margen de separación que se supone entre la modernidad y lo antiguo y solo los dos adolescentes, Lorenzo y Naná, con su mirada inocente de la vida, lograrán traspasar esa frontera que no se les permite a los adultos, contagiados como están de la avaricia  y de la lujuria que se supone mantiene aislados a los últimos habitantes de Lumbres: cuatro viejos, provistos de ese alegórico deseo por alargar la memoria de otro tiempo y que, por sentirse en la más absoluta soledad, crean esa otra realidad, un mundo dominado por fuerzas superiores. Novela gótica, tragedia que dramatiza esa visión  de la soledad humana en su sentido circular como ocurre en el infierno dantesco, condenados por no haber consumado sus deseos y vagando inexplicablemente por un mundo real. También aquí se crea el ambiente propicio: la iglesia de Lumbres, una cripta, un cementerio, el más tenebroso lugar cuando uno se acerca al pueblo abandonado como característica de un relato al uso, convertido en el retrato de la más absoluta soledad humana.






EL SEGUNDO CÍRCULO
Ernesto Pérez Zúñiga
XVI Premio de Novela Luis Berenguer
Sevilla, Algaida, 2007

No hay comentarios:

Publicar un comentario