Páginas vistas en total

jueves, 1 de junio de 2017

Julián Ibáñez



…me gusta


POR AMOR A LAURA
              
       La vida del adolescente Viriato Ansorena transcurre con esa característica cotidiana que podríamos denominar como normal puesto que se trata de alguien a quien le gusta la música, es un estudiante con cierta curiosidad por algunas asignaturas, lleva una vida monótona, le gustaría tener una buena moto y, además, está enamorado de una compañera que no le corresponde pero, lo fundamental, es que malvive con su «progenitor», como él llama a su padre. Ninguna otra curiosidad para desvelar el carácter del protagonista de Los gorilas no bromean con la corbata (2007), cuyo autor, Julián Ibáñez, obtuvo el IV Premio de Narrativa Juvenil Corpus Barga de la Diputación de Córdoba. Pero lo más curioso de la novela es la especial relación que mantienen padre e hijo, porque su progenitor es un fotógrafo oportunista que va robando imágenes comprometidas a los famosos para luego venderlas al mejor postor.
               La profesión del padre, en un principio, no le molesta mucho al joven Viriato que, en ocasiones, se presta a colaborar con él, en la medida de sus posibilidades, sobre todo para sanear la economía familiar, pero pronto descubre que entre los robados del padre se encuentra una foto de la madre de Laura, la compañera de colegio, de la que está perdidamente enamorado, y eso no puede consentirlo. Así que se armará de valor para poder destruir los negativos y mostrarse como un auténtico héroe ante la chica de su vida. Aunque lo que descubrirá el joven enamorado, en su pequeña travesura, es un secreto que le llevará a replantearse su actitud ante su «progenitor», ante la vida llevada hasta ese momento e incluso ante Laura, quien, a lo largo de la historia, de golpe y porrazo, ha desaparecido sin dejar rastro, antes de que le hubiera podido contar aquello que sin duda le hubiera abierto las puertas de su corazón.
               Los gorilas no bromean con la corbata es un relato ameno, escrito para esos lectores adolescentes que buscan la verosimilitud de una trama real y algún que otro punto de vista distinto, además el lenguaje utilizado es ágil, adecuado y sugerente en ocasiones, y las situaciones vividas por Viriato no tienen por qué parecerse a algunas experimentadas por nuestros hijos, parientes o vecinos, porque ellos viven esa parte de su existencia con una mirada y una intensidad distintas a las que se le suponen al protagonista de este relato. Una espléndida visión que valdrá para despejar algunas de las dudas que se le suponen al mundo sensacionalista de famosos y famosillos que tanto proliferan en la sociedad de este país. Una realidad tan buena como tan mala, pero que forma parte de nuestra esperpéntica actualidad.







LOS GORILAS NO BROMEAN
CON LA CORBATA
Julián Ibáñez
IV Premio Narrativa Juvenil
Corpus Barga
Sevilla, Algaida, 2007

No hay comentarios:

Publicar un comentario