Páginas vistas en total

lunes, 11 de septiembre de 2017

Javier Mijé



…me gusta


CONTAR HASTA DIEZ
              
       Javier Mijé (Sevilla, 1969) es una narrador que siempre cuenta hasta diez para añadir una sola palabra en cualquiera de sus cuentos, y además cuando juega y realiza artificios lingüísticos, con evidentes alusiones a una auténtica prosa poética, lo hace muy seriamente, con un estilo irreprochable, donde cada frase y cada párrafo están cuidados con una obsesiva alusión a la gracia y finura literarias. Hace unos años publicaba una primera colección de relatos, El camino de la oruga (2003), que muy pronto llamó la atención por el dominio de lo íntimo en sus historias, y por su capacidad para retratar la soledad en algunos de sus protagonistas. Recientemente ha vuelto al terreno del cuento con, El fabuloso mundo de nada (2010), un título con la suficiente ironía como para tratar en sus páginas fragmentos, acontecimientos, vacilaciones donde la confusión abunda, y la monotonía contemporánea es tolerable. Con ecos del mejor Carver, señalaba la crítica especializada, aunque las comparaciones con autores de renombrado prestigio nunca facilitan las cosas, el estilo de Mijé posee la brillantez propia suficiente y una especial capacidad para adecuar las alusiones del lenguaje a sus textos, muestra inequívoca tanto del dominio de la realidad como de la imaginación del narrador.
       En El fabuloso mundo de nada Javier Mijé amplia su horizonte geográfico: Londres, Lisboa, Mallorca, Barcelona, aunque su estilo particular, la coherencia en lo huidizo y lo alusivo, es suficiente como para mantener la tensión de estos doce relatos que nos hablan de amor, de soledad, esa que resulta totalmente destructiva, de la incomunicación, del desencanto, del fracaso y de las estrategias de poder, incluso de violencia, tan presente en la actualidad. Sus personajes, de una asombrosa actualidad, muestran un vacío existencial y una insatisfacción crónica, muchos protagonizan parejas rotas, envueltas en una melancolía casi sentimental, cuentan una infelicidad que se traduce en miedo al compromiso, como ocurre en los cuentos «Las tres y diez» o «Asiento de ventanilla» o «Análisis». Son historias cotidianas que aluden a ese desamor apuntado, rupturas sentimentales, aburrimiento o, incluso, hastío. Y una lectura diferente, tan lúdica como esperpéntica, que formaría parte de esa metáfora de la vida, una representación teatral como sucede en el presente, donde la monstruosidad alienta nuestras vidas y, quizá, por este motivo no resulta raro que Mijé ambiente cuatro de sus relatos en el espacio del circo, donde lo monstruoso y lo feo, ejemplifican ese mundo de nada, espectáculo y vida, como ejemplos de un espacio concreto, que incluye fantasía y risa, o representa el continuo movimiento de las caravanas circenses, ejemplificado magistralmente en «Cuento de la mujer barbuda, la luna y el león» y «Un disparo mortal».






EL FABULOSO MUNDO DE NADA
Javier Mijé
Barcelona, Acantilado, 2010

No hay comentarios:

Publicar un comentario